Demasiado pronto y demasiado tarde

Lo nuestro terminó

demasiado pronto y demasiado tarde.

No es que haya perdido el raciocinio,

para eso hay que tenerlo.

Demasiado tarde

para cerrar la puerta que me lleva a ti

y caminar completa,

sin dejar fragmentos de mí atrás

en las sábanas,

en los suspiros de las paredes,

en tu cuerpo,

en ese silencio que nunca falta

“después de”

y que ninguna palabra

parece lo suficiente buena para romperlo.

Demasiado pronto

para que tu cama y mi cama

fueran la misma

y no dos objetos en diferentes casas.

Demasiado pronto

para esperar una llamada

a media mañana

de esas en la que no cuentas nada

y hablas de esto y de lo otro,

porque no importa la conversación,

lo que importa es quién

sujeta el teléfono.

Demasiado pronto

para llamarnos amor

o cualquiera de esos motes

que suenan pura cursilería

en bocas ajenas,

pero que cuando lo das o recibes tú

cobran todo el sentido.

Demasiado tarde,

demasiado pronto.

¿Acaso no es lo mismo

cuando hablamos de amor?

Imagen destacada: pexels

5 Comentarios

Responder a Isabel Rodríguez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s