Nido

No queríamos ir, pero lo hicimos. Deseábamos abrir el pico, pero no hablamos. Tampoco entraba dentro de nuestros planes cruzar media España, para ir a quién sabe dónde, hacer quién sabe qué, porque a un tipejo se le acababa de meter entre ceja y ceja, y porque sencillamente le salía de los huevos. Ya sabes que me pongo vulgar cuando me enfado, no me lo tomes en cuenta.

A pesar de todo eso, allí llegamos, a un cerro cualquiera. De esos que nadie le ha puesto nombre aún, porque ninguna persona lo ha pisado jamás.

Ni siquiera nos soltaron aquí, nos abandonaron en el valle. Nos dejaron libres las alas y cruzamos la ladera. Nos posamos aquí, y construimos nuestro nido.

Alicia Adam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: