Ser nadie es mejor que nada (relato de ficción)

Mi aporte a la revista Submarino de hojalata:

Submarino de hojalata

“Quien todo lo quiere, todo lo pierde” (refrán)

En aquella isla el viento no jugaba con el cabello, el reloj marcaba siempre la misma hora y no había sueños ni almohada que los acunara.

     Los dioses habían dejado ese pedazo de tierra a su suerte y ni siquiera se molestaron en darle un nombre. Allí iban los condenados a ser nadie. Los dioses que se creyeron más y mejor que el resto convertidos ahora en bestias que pastaban por el valle.

     Ser nadie tenía ventajas, no había ese claro bullicio de almas celestiales midiendo su pedazo de cielo ni se padecían los sofocos de los círculos del infierno. «Ser nadie es mejor que nada», nos repetían una voz interior instalada en nuestros cerebros. Y aprendimos a creer que era cierto. Y aprendimos a ser y comportarnos como bestias. Y aprendimos que una manada sobrevive un invierno y una…

Ver la entrada original 86 palabras más

7 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s