Blog

What do you do for money, Honey?

Cierre contundente:

Descenso a Irkalla

On the road (I)

Había tenido que parar en aquel sitio en medio de la nada. Y aunque hubiera preferido seguir conduciendo hasta su próximo destino, la bestia negra que conducía se había quejado unos kilómetros atrás.

Quizá había sido el destino. Como todo lo que pasaba en su vida. Nada dependía de ella. Y se había reído demasiado fuerte cuando aquel paleto le había hecho la pregunta. Lo había sacado del tema que sonaba en ese momento en su radio. Una vieja canción de AC/DC que sonaba como banda sonora a su vida. 

-¿Qué harías por dinero, nena?.- se había apoyado en el coche mientras ella terminaba de echar gasolina a su Mustang negro. Y aquello, había sido la gota que colmaba el vaso.

Le había visto salir de la diminuta tienda que completaba el lugar. Y lo primero que había hecho era echar una buena mirada a su…

Ver la entrada original 117 palabras más

Una carta

Impresionante:

Descenso a Irkalla

Buenas noches amor,

hoy decido escribir una carta,

voy a liberar de mi boca

tantos versos, tantas palabras,

quiero que sepas lo que te extraño

lo que te pienso cada mañana

lo que ya nunca te digo

ni siquiera en la madrugada

cuando me invade el silencio

y el valor me da alas,

para escribirte a escondidas

mientras confieso mi alma.

Y en este momento,

en que se que no me escuchas

es cuando puedo dejar salir

tantos te quiero,

tantos versos,

tantas esperanzas.

Que a pesar de todo

a pesar de la distancia,

a pesar de la vida

que siempre marca sus dictatoriales pautas

no te olvido

te quedaste conmigo

una tarde de verano

en el recuerdo marcada,

que a pesar de que lo intento

fingir detrás de una coraza

de que no quiero mostrar

ninguna esperanza,

que sé que no soy nadie

en una vida tan larga

sólo…

Ver la entrada original 181 palabras más

Hacia el mar

Hacia el mar dirijo la mirada

e imagino nuestros viajes,

que empiezan y terminan

en puntos suspensivos.

 

Hacia el mar,

remembro la manta de hojas secas

del otoño cuajado,

que tras mis pisadas, chirrían quejas

que se solapan con las mías.

Indolente ante males ajenos

deshojo mis pesares por la vereda,

integrándolos en la frazada mustia.

Una sonrisa agria

me asoma por la comisura de los labios,

cuando imagino que otro pasará

por el mismo lugar desdeñando,

de igual guisa mis penas.

 

Hacia el mar

me encamino, le cuento y ofrezco el pago:

un buen peñado de sal

extraída de mis ojos.

                                                                   Alicia Adam

 

Fotografía: Mercedes González.

 

NO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER [RCAG]

El Noticiero de Alvarez Galloso:

El Noticiero de Alvarez Galloso

Estamos uniendo nuestras voces en decir NO A LA VIOLENCIA EN TODAS LAS ESFERAS CONTRA LA MUJER en solidaridad con la Fundacion Mujeres Eva y la destacada autora Alicia Adam. Toda las mujeres [como todos los seres humanos] merecen trato digno en especial cuando el hombre goza una relacion especial con una mujer [madre, esposa, abuela, hermana, amiga, prima, prima hermana, hija, nieta, blogueras].

Por eso, hemos unidos en la causa justa y dedicamos este obsequio a todas las mujeres incluyendo nuestras colegas blogueras y la Fundacion Mujeres Eva. Queremos extender esa dedicacion a las hinchas [femeninas] que sufrieron en lo fisico como psicologico la desgracia en la Copa Libertadores el pasado fin de semana. 

La dedicatoria sera extendida hacia las mujeres hinchas de Espana asaltada en Barcelona por unos delincuentes que pertenecen a los independentistas catalanes. El “crimen” de aquellas mujeres era apoyar a Espana durante la Eurocopa…

Ver la entrada original 23 palabras más

Te odio

Te odio.

Hace tiempo que vengo gestando

esto de odiarte.

Unos días se me da mejor que otros,

la verdad.

 

¿¡Te odio!?

Levantas mis mañanas

y acunas mis noches.

 

¡Te odio!

A tu voz ofreciéndome vida,

las excusas para rozarte

y sentir cómo se desprende

de nuestros dedos electricidad.

 

Te odio.

Es lo único que se me ocurre

para olvidar,

para que otro plazca dentro de mí

y no sentir que te engaño.

 

Te odio.

¡Mierda, cuánto te odio!

Y tú allí tan cerca.

Y yo aquí tan lejos.

 

Te odio.

Y odio odiarte.

Odio que mi odio

no sea indiferencia.

architecture buildings business city
Photo by Pixabay on Pexels.com

Blog de WordPress.com.

Subir ↑