El cocinero de los cuentos (microrrelato)

Quedamos delante de la puerta de la Biblioteca San Cristóbal. Todos albergábamos ciertas dudas sobre la conveniencia de entrar allí; a pesar de eso, a todos nos relucía la infancia en los ojos como los destellos que producen las pepitas de oro.

Nos miramos. Ninguno se atrevía a dar un paso al frente y pasar dentro, donde nos esperaban las joyas de papel colocadas en las estanterías. Adrián tuvo miedo y reculó con un paso atrás, no sabía leer bien. Creo que le aterraba que nos riéramos de él, o peor aún, que no le ayudáramos con la lectura. Una lágrima se deslizó por su rostro. La sujetó y esta le dio fuerzas para entrar y dirigirse al Cocinero de los Cuentos; con el paso tan firme como le permitía la edad.

—Queremos escuchar sus cuentos. —Adrián abarcó con su mano el espacio que ocupábamos nosotros. Un grupo de ancianos que lo contemplábamos con ojos suplicantes.

—Pero ustedes… No son niños —contestó el Cocinero de los Cuentos con incredulidad.

—Nunca lo fuimos. Hemos venido a recuperar nuestra infancia.

9 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s