Pecados capitales (poema)

Amor, es pronto y no sé si debería llamarte así,

pero es como me haces sentir.

Recé para no cometer

y ahora por acometer con lujuria,

cada uno de los pecados capitales

en el aposento sagrado de tu cuerpo:

La gastrimargia,

embriagarme en tu boca y alimentarme de ella,

morder tus labios con avaricia,

como el primer beso

o como el de una despedida de una amante de guerra.

Orgullo,

por ser quien elige tu cama

para desordenar las sábanas en una danza.

Ira,

contra el reloj que marca el tiempo que nos concede,

el no quiere comprender

que hay más que decir, más que ofrecer.

Pereza,

en soltarme de tu abrazo

para naufragar en la rutina,

en el vacío de tu asusencia.

Tristeza,

cuando llego a casa y no me recibe tu sonrisa.

¿Lujuria?

¿Acaso una buena historia de amor

no empieza y se mantiene así?

Alicia Adam

6 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s