La loca (relato)

Nadie me cree cuando afirmo que hay voces que se levantan entre el primer sueño y el alba. Susurran nombres, los nombres de quienes se quieren vengar.

Si te pronuncian, pronto desearás la muerte. Los hilos de la vida se pueden cortar, pero no se puede frenar el beso que te succiona la cordura. Toda alma suicida como yo, guarda un par de óbolos en el calcetín, porque una vez abajo, es mejor pagar el precio y cruzar sin mirar atrás.

La loca escucha, más de lo que debe y menos de lo que quiere. Las campanadas inaugurarán el nuevo año, desatarán las promesas y los sueños que imaginamos se cumplirán solos, sin dueño. El último dong abrirá la puerta con los tres fantasmas sedientos de venganza: Lo que fue, lo que podría ser y lo que nunca será. Diran los nombres a quienes juraron venganza y se instalarán en sus cerebros. Las sombras del pasado, presente y futuro competirán para ganar la batalla a la cordura. Y ganarán como lo hacen siempre, como hicieron conmigo.

Alicia Adam

4 Comentarios

  1. Maravillo texto Alicia. No hay mayor locura que la de intentar a toda costa y en todo lugar, mantener la cordura. La vida nos invade y nos obliga a seguir vivos. A veces, gozando del dolor porque fue dicha, otras mirando con recelo a la esperanza y bebiéndola en la fiesta de mañana, aunque nos produzca luego resaca y dolor de cabeza

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s