Gravedad

GRAVEDAD
Atada a los mundos
sonreía alegrías ajenas
y lloraba penas que nunca
vivió en sus propias carnes.
La inmortalidad le parecía
la más cruel de las condenas
y la propia vida una mentira,
porque los humanos
no sabían distinguir
entre los sueños
de los ojos cerrados
de los que mantenían
con los ojos despiertos.
Gravedad hastiada
en un acto de rebeldía
cambió la órbita
de un planeta con vida inteligente
y lo introdujo en la Galaxia.
Sonrió con malicia.
¿Qué harían ahora los humanos?
Ya no eran el centro del Universo.

Imagen: pinterest

4 Comentarios

Responder a Isabel Rodríguez Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s