Trazos

Hoy te vi paseando, te dieron un suave beso en los labios, y me pareció tan bonito que apreté el paso para dejar atrás una felicidad que no sé concederte.

“No mires atrás. Se fuerte” -me alentė encadenando una mentira tras otra a mi propio yo que resurgía revestido de egoísmo. Me odié por cambiar la esperanza por la espera y el amor por la resignación.

No era un recuerdo lo que envidiaba en aquella pareja de enamorados, porque tales recuerdos no existen. Ni eras tú ni era yo, solo dos personas que disfrutaban embelesadas de su apertura en el amor.

Alicia Adam

2 comentarios sobre “Trazos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: